Huaral se acerca firme al objetivo

| 0 Comentarios

Como no podía ser de otra manera, con el esfuerzo desplegado mental, física y espiritualmente, el conjunto del Pelícano, mostrando una sinfonía perfecta en su juego ganó al encumbrado y solvente, econónicamente, no en entusiasmo ni en cojones, Deportivo San Martín por 1 a 0 con gol del delantero José Sosa en los primeros minutos del primer tiempo.

Empieza el partido y los corredores cantan sus apuestas

apostar partido de futbolTodos los integrantes del equipo virtieron sudor copiosamente y no dejaron nada para sí. Entregaron todo en la cancha, dejando, cada uno, el alma y poniendo su propio sello y firma en ajeno grass, de ese moderno y funcional coloso de Ate, “El Monumental”, donde la rala asistencia se rinde, premiando con aplausos y de pie la exquisitez del juego huaralino.

Esta vez, destacaron dos rutilantes estrellas que con luz propia centelleron y brillaron más que el mismo sol. Ellos fueron el arquero Pablo Pérez y el “Cholito” Johan Sotil; el primero tuvo tres atajadas, quen de no ser por sus felinas y seguras intervenciónes, habrían sido goles (una de Leal y dos de Leguizamón); el segundo, con sus filigranas -rompiendo todo molde y cinturas-, fue todo un diablo con la pelota. Sembró con su habilidad a sus marcadores, haciéndolos “arar” su mimísimo erreno de juego.

Segundo tiempo

El complemento confirmaría el ímpetu huaralino por sacar adelante este encuentro. Más que nunca ese grito estentóreo de triunfo ensordeció y llenó el último rincón y resquicio naranjero.

En una etapa final en donde hubo un equipo que hizo de todo y opacó, hasta el cansancio, a un San Martín que, con su costosa planilla, nada pudo hacer ante el arrollador juego de un aguerrido, incansable e imponente Unión Huaral, recordándonos que, no en vano antes nos llamaban “El Vendaval”.

Los de la San Martín jugaron con mucha violencia, más que con corazón y pensamiento; cosa que si hizo El Pelícano, agregándole, además, talento a raudales hasta el minuto final del encuentro, que tuvo un alargue de 4′.

La impotencia de los albos produjo su primera víctima a los 10 minutos cuando el atacante José Sosa salió sentido del campo, por lo que fue reemplazado por Nakaya. Con la variante, las escapadas naranjeras se dieron más por el lado de Quinteros que se adelantó.

Esta beligerancia se tradujo en dos rojas para los santos: a los 76 minutos el ex huaralino Jorge Reyes se fue a las duchas por foulear a Quinteros cuando éste encaraba con posibilidad y a los 89 el propio Leao Butrón fue expulsado por reclamar al juez el penal que erró Gamarra. El arquero santo también le dió un pisotón a Sotil, el jugador que estuvo al origen del penal.

El final de partido fue el colmo

portero union huaralEn los últimos minutos se cometió un descarado foul a Sotil, dentro del área, y cobraron penal para el UH. Los del SMP, ante la impotencia, reclamaron airadamente, congestionando el área chica; el árbitro expulsó a Leao Butrón que fue reemplazado en el arco por Roger Cambindo. Sandro Gamarra shoteó y… la pelota, por esas cosas del destino, salió fuera del campo dejando al capitán lesionado con un desgarre que le impidió continuar el partido.

Pablo Pérez, elegido por la mayoría de periodistas deportivos en la figura del partido, demostró que está en sus mejores momentos y, cada vez, sigue dando más. Pablo nos recuerda de Pedro Ruiz, el mejor futbolista cuando era joven y ha empezado jugar al futbol para Union Huaral , con mucha ilusion y ofreciendo un espectaculo para recordar.

La tarde fue también del rutilante, bamboleante, rompedor y desequilibrante – hasta hacer trizas a sus marcadores – el genio, grandioso, único, incomparable de Johan Sotil que ha llenado no sólo sus propias expectativas, sino, también, a quienes saben de fútbol. Vuelve a ser el “Super Star”, para el bien de él mismo, del Unión y del fútbol peruano.

Epílogo

Sin ninguna mezquindad esta tarde de triunfo no sólo lo es para los muchachos, la inagotable barra, todos los hinchas huaralinos y para la eficiente dirigencia; lo es también para quien, como con la mano de Dios, le ha dado un giro al Unión Huaral. El se llama Moisés Barack.

El DT naranjero declaró que el equipo está rindiendo muy bien. Es disciplinado y muestra mucho orden y motivación, dentro y fuera del campo de juego. Está demostrando que tiene poder defensivo y que, atrás se para muy bien, con un arquero como Pablo Pérez que da absoluta confianza y seguridad. Estoy feliz, porque cuando llegué a Huaral me recibieron muy bien y quise responder dándole la oportunidad a este equipo luchador de permanecer en la primera profesional, que bien se lo merece.

Por su parte, el arquero Pablo Pérez dijo: “Estamos muy motivados por el buen planteamiento técnico y táctico que nos da el profesor Barack y por el soporte de la actual dirigencia que se esfuerza y hace todo lo posible por sacar adelante el club y a sus jugadores. Hoy todos sudamos pues tenemos la camiseta bien puesta; queremos que el Unión Huaral siga ganando sus encuentros porque es una institución que tiene prestigio y jerarquía. Dejaremos lo último para que así sea.

 

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.